Viaje a Los Ángeles: mi experiencia

viaje a los angeles
viaje a Los Ángeles

En mi viaje o mejor dicho roadtrip por la costa Oeste uno de los lugares que más llamaba mi atención era Los Ángeles. Pese a que todos me decían que no era un lugar al que valía la pena destinarle mucho tiempo. Yo claramente no seguí los consejos y estuve varios días. No sé si fue por las películas que ví toda mi vida o por la historia que tiene, pero quería estar más tiempo que solo el “suficiente” para ver sus principales atracciones.

Decidí hospedarme en el barrio West Hollywood, ya que cuando hice mi investigación para mi viaje a Los Ángeles los barrios recomendados eran ese, Beverlly Hills, Hollywood y Santa Monica. Teniendo en cuenta que Los Ángeles es una ciudad enorme y peligrosa en muchas ocasiones debemos tener mucho cuidado en que zona alojarnos. Esto no asegura que nunca te pase nada pero al menos minimizas los riesgos.

hollywood viaje a los angeles
hollywood viaje a los angeles

Creo que algo que va a sorprender a cualquiera que viaje a Los Ángeles por primera vez es la cantidad de gente en la calle que hay. Pero no gente en la calle pidiendo, sino que carpas armadas en cualquier lugar, en cualquier vereda, no importa en el barrio en el que te encuentres. Como le decimos en Argentina, ranchos, casitas armadas precariamente, esas carpas precarias serían los ranchos.

En Estados Unidos a diferencia de muchos otros lugares, la gente que esta en la calle es en su mayoría por dos causas: trastornos mentales y drogas. Claramente no es por falta de oportunidades. Igual me cuesta entender que el gobierno no haga nada. Y no solo eso sino que les permitan armar los ranchos así en cualquier lado.

Cuando me refiero a que los podés encontrar sin importar la zona me refiero a que por ejemplo donde yo me hospedé que es considerada una de las mejores zonas de la ciudad teníamos un rancho en frente. Curiosamente desapareció el día en que justamente terminaba nuestra estadía ahí.

downtown los angeles
downtown Los Ángeles

De cualquier manera esos pocos ranchos dispersos en mi barrio no fueron nada en comparación con lo que vimos cuando decidimos visitar el Downtown. Zona poco recomendada para alojarse. Lo visitamos en auto y sinceramente quedamos sorprendidas. Ya que gran parte del centro, pero no todo, eran cuadras y cuadras de homeless con las carpas, pegadas unas a otras. No simplemente gente sin hogar, sino gente con problemas de drogas y mentales. No solo eso, sino que ví como se drogaban. Estaban todos drogándose a plena luz del día. Fue la primera vez que ví a una persona consumiendo drogas. Justamente una de las zonas más peligrosas de Los Ángeles se encuentra en el Downtown y se llama Skid Row. Dudo si es el que pasamos nosotras en auto, pero empiezo a pensar que sí.

Algunas cositas me pasaron durante mi viaje en Los Ángeles. Antes de pasar a contarlo quiero aclarar que la mejor forma de movilizarse por la ciudad es en auto, alquilamos uno, éramos dos personas. Pero también éramos de caminar mucho la ciudad, cosa que no es muy común, ya que las distancias son largas. Y tampoco sé si es lo más prudente. Pero bueno.

Uno de esos días habíamos decidido ir caminando hasta Beverly hills y ver si encontrábamos allá algún bar. Nuestro plan se frustró porque no se donde nos metimos, pero solo era zona residencial y no encontramos nada. Al volver ya de noche, y después de haber estado caminando horas y horas estábamos ya bastante cerca de nuestro alojamiento, íbamos caminando por una avenida iluminada y con algo de gente. Pero contra toda recomendación quisimos meternos por alguna otra calle para ver algo nuevo y también porque eran calles tranquilas, el tema era que prácticamente no había luces y no se veía mucho, pero suficiente para poder caminar. Y como que ya estábamos hartas de tanta gente, tráfico, y esas calles llevaban mas a la zona residencial del lugar.

noche viaje a los angeles
noche viaje a los angeles

Obviamente algo que no debes hacer de noche es caminar por calles oscuras y sin gente. Pero es lo que hicimos durante gran parte de todo el trayecto. Después como dije estuvimos caminando por la avenida y una cuadra antes mas o menos de querer salir de la avenida para ir a una calle poco iluminada y desolada, había notado una persona. Esta persona caminaba a la par que nosotras y cuando llegamos prácticamente a la esquina donde pretendíamos doblar nos pregunta la hora. Todo normal hasta el momento. Él se veía muy normal también.

Bueno, así que doblamos, este hombre joven doblo también como nosotras, lo cual no me pareció raro. Pero por si acaso le dije a mi amiga crucemos a la vereda de en frente, (no nos iba a salvar de mucho dado el caso), cuando cruzamos este tipo cruza también. Ya eso me pareció un poco extraño….

Entonces me hago la boluda y le digo a mi amiga, noo, me equivoqué es de ese lado que tenemos que ir entonces cruzamos de nuevo, y este hombre cruza también atrás de nosotras.  (Aclaro que estábamos en la calle oscura, pero era la primera cuadra desde que doblamos y salimos de la avenida iluminada y con algo de gente.) Ya en ese momento pensé algo raro hay en esto…  me hago la boluda nuevamente, y le digo a mi amiga pará pará, y empiezo a ir para atrás. Lo peor es que el tipo también se detuvo.

Ya era bastante obvio que algo quería hacer. Cuando me hacía la boluda y le decía a mi amiga que teníamos que volver para atrás porque me había equivocado y teníamos que ir por otro lado. Ella en vez de darse cuenta que la mejor forma de estar seguras era volviendo a la calle iluminada me dice no dale nos apuramos vamos vamos, y lo quería pasar al tipo y apurarse!. Lo cual era meterse en la boca del lobo porque el hombre venia atrás y nosotras íbamos a estar más metidas en la calle desolada y mas lejos de la luz, la gente y la avenida. Así que ahí le tuve que pegar un grito para que reaccione y decirle que NO que teníamos que volver. Volvimos y ya el hombre siguió su camino.

No quiero decir que en Los Ángeles es todo feo o todo peligroso porque no lo es. La situación anterior que gracias a Dios no pasó a mayores fue culpa nuestra. A veces uno busca el peligro sin ni siquiera darse cuenta. Es obvio que hay que usar el sentido común y nosotras no lo estábamos usando. Pero también hay que saber que Estados Unidos no es lo mismo que cualquier país de Europa y uno tiene que tomar todavía más precauciones. Sobre todo en esta ciudad que tiene altos índices de criminalidad. Eso no significa que si viajas te va a pasar algo si o si, pero tampoco significa que porque hayas viajado y no tuviste ningún problema sea segura.

De cualquier manera en este post mi idea era contar lo que mas llamó mi atención, las cosas fuera de lo común, y lo que me pasó estando allá, Mi experiencia.

El último evento que tengo para contar fue que presenciamos un robo o un asalto mejor dicho, que fue en su momento un suceso super extraño que no entendíamos bien que había pasado. Tengan en cuenta que se supone que estábamos parando en un barrio “bien”. Pero por lo que nos contaron estas cosas pasan en toda la ciudad independientemente del barrio.

Una mañana super soleada, como casi todos los días que nos tocaron, nos despertamos y estábamos por desayunar y prepararnos. Nuestro alojamiento era un arbnb, un departamento en un complejo de unos 3 ó 4 pisos, y teníamos una ventana enorme que daba a la calle, donde teníamos estacionada nuestro auto de alquiler.

Escuché gritos, por lo que me acerqué a mirar por la ventana. Cuando miro veo un auto igual al nuestro, y dos personas afroamericanas bien vestidas y un señor más mayor, latino. (Aclaro que no era un señor super viejito ni nada de eso, pero sí que era más mayor que las otras dos personas.) Veo que están forcejeando y a los gritos, y en ese momento le grito a mi amiga ¡el auto! ¡nos están robando el auto! Pero a lo que ella me dice noo, el nuestro esta acá y me señala, lo raro es que era prácticamente igual.

Al seguir mirando no se entendía bien la situación, ya que no era una situación clara de asalto o robo. De repente antes que pueda reaccionar o hacer algo, veo como lo tiran al suelo al hombre mayor y se llevan el vehículo. A lo que bajo rápidamente y quiero ir a ayudarlo, pero justo habían aparecido dos personas que lo estaban acompañando. Así que me vuelvo. Aclaro que lo que narré que pasó fue en unos segundos no me dio tiempo de decir ok le están robando al señor voy a ir ayudarlo. Porque tampoco se entendía quien estaba robando a quien o que era lo que pasaba. Era rarísimo. Sumado a que yo tenia 3 escaleras por bajar antes de poder llegar a la calle.

Nos habían mencionado en muchas ocasiones que hagamos cuidado en nuestro viaje a Los Ángeles, porque era bastante común los robos de autos, o que te rompan ventanillas y te saquen todo lo que dejaste adentro, etc. Pero sinceramente no habíamos ido con miedo ni pensamos que podíamos llegar a presenciar algo así.

Como conclusión puedo decir que a pesar de lo que conté de mi viaje, Los Ángeles es una ciudad a la que quiero volver, y que me parece fascinante. Muy probablemente estoy influenciada por Hollywood y sus películas. Seguramente. Pero a pesar de ser una ciudad enorme es loco como podés encontrar muchas zonas en las que sentís que estas en un pueblo. En medio de grandes avenidas y mucho tráfico podés encontrar áreas residenciales y super tranquilas. Y me refiero a que simplemente podés encontrar esto yendo de una calle a otra.  Creo que eso fue una de las cosas que más me gustó. No ves amontonamientos de gente, lugares repletos, como si pasa en Nueva York por ejemplo en casi toda la ciudad.

Hago esta aclaración para finalizar. No esperes ver en Los Ángeles edificios imponentes, una arquitectura espectacular, como si pasa en Nueva York. Porque si comparas no tiene nada que ver una ciudad con la otra. Lo que a mi me gustó justamente fue todo lo opuesto, la vibra de la ciudad, las casitas bajas, que practicamente no hay edificios altos salvo excepciones o el downtown. Tiene algo especial.

Si te gustó mi experiencia en mi viaje por Los Ángeles tal vez también te interese leer mi historia haciendo couchsurfing en Londres.

Deja un comentario